fbpx
Seleccionar página

El acero es uno de los metales más apreciados en el mundo de la decoración, debido a su versatilidad que permite que podamos disfrutar lo mismo de vajillas que de muebles. Además es brillante y duradero.

Pero ese brillo que deviene de la limpieza del acero requiere un cuidado especial del que hoy te daremos algunos trucos para limpiar el acero inoxidable y que tus objetos de éste material luzcan siempre como nuevos.

Contra lo que pudiera pensarse, no se necesita gastar dinero porque con un detergente se puede devolver el brillo y limpieza al acero inoxidable. El acero inoxidable debe limpiarse regularmente con detergente y agua abundante y el limpiarlo con paño húmedo no ayuda a retirar la suciedad.

Para limpiar el acero necesitarás:  Agua, un poco de detergente y un paño o un cepillo suave

Para quitar la suciedad del acero inoxidable, lo mejor es utilizar un paño de limpieza fibroso. Hay que limpiar con cuidado vigilando que no tenga partículas porque la superficie puede rayarse. Para mantener el acero inoxidable impecable hay que evitar el contacto con sales o ácidos durante largo tiempo. Así como evitar poner en contacto acero al carbono con acero inoxidable, sobretodo si está húmedo.

Limpiar manchas de aceite y grasa en el acero inoxidable

Limpiar el acero inoxidable de marcas de huellas dactilares, aceite y grasa, no es complicado, para ello se debe usar un poco de detergente suave con un paño suave, o bien una mezcla de una pequeña cantidad de alcohol, acetona o aguarrás mineral. Luego se enjuague con agua limpia y se seca.

Para quitar las manchas de té y café en el acero inoxidable, se pueden remover por inmersión en una solución de agua hirviendo y polvo de hornear, luego debemos enjuagar bien y secar.